viernes, 18 de mayo de 2012

Trastorno bipolar: Tratable, no curable.

Trastorno bipolar.
El poder de la exclusión frente a la población bipolar, se basa en una idea de superioridad que tiene la sociedad. Que se fundamenta en un peligro y estorbo imaginado, que conlleva a un apartamiento hacia estos. Esto se ve reflejado gracias a la ignorancia que tiene la comunidad frente a éste trastorno, sus controles y que hay detrás de quienes lo poseen.
El trastorno bipolar más conocido como psicosis maniaco-depresiva u enfermedad de las emociones se desarrolla tanto en hombres como en mujeres en edades promedio de 15 a 25 años de edad. Se manifiesta de diferente forma en quienes lo padecen. Sin embargo, posee cuatro tipos o etapas; bipolar I, bipolar II, ciclo rápido y trastorno esquizoafectivo; los cuales poseen diferentes síntomas entre débiles y fuertes según el orden anterior.
La psicosis maniaco-depresiva es la única enfermedad mental que posee control a base de terapias psiquiátricas y drogas farmacéuticas; las cuales dan al paciente a tomar ideas sobre lo que se debe hacer en el caso de una crisis y a estimular la dopamina u hormona de la felicidad. Sin embargo, aunque den una ayuda para controlar éste trastorno, dan como efectos secundarios, inutilidad y dependencia del paciente frente a estos hasta llegar al punto de una automedicación.
El trastorno bipolar también se ve implícito en niños, en quienes sus síntomas son diferentes con respecto a los adultos. Presentan iras incontrolables y rebeldía.
No obstante, aunque se lleve un plan adecuado para sobre llevar éste trastorno; no se garantiza el éxito, ni una búsqueda inadecuada de suicidio, sin que el paciente no ponga empeño de sí mismo.
Sin embargo, aunque quienes padecen trastorno bipolar (niños, adolescentes y adultos) tengan miles de tabú impuestos por la sociedad, no se puede recriminar a estos, ya que tal y como es expresado por el Dr. David J. Miklowitz, “como clínico e investigador, con frecuencia me encuentro a mi mismo maravillado con la intensidad con la que estas personas viven y sienten su vida.”1
Retomando el “poder de la exclusión” de la sociedad, se fundamenta en gran parte por la ignorancia de ésta frente a la población bipolar, ya que según estos el trastorno bipolar es una enfermedad del sistema nervioso que hace parte de la alta gama de la demencia o locura. Estos excluyen a quienes padecen éste mal, porque para ellos son "monstruos disfrazados"   y aunque digan que no presentan peligro frente a quienes los rodean, para ellos es solo una farsa, ya que son de gran amenaza y de un peligro mayor, que el que reflejan las personas que si poseen locura o demencia. La humanidad posee un miedo ilógico infundido por argumentos débiles que vienen de ella misma, ya que ésta se caracteriza por seguir conductas y pensamientos que para ellos presentan cierto tipo de interés.  


La “normalidad” es una idea errónea no fundamentada que tiene la sociedad:
Para la sociedad una persona normal es quien tenga características semejantes a quienes lo rodean, es decir, un cuerpo normal, gustos normales, pensamientos y comportamientos normales. Para ellos cualquiera quien viole estas exigencias es diferente a ellos, y merece ser excluido del entorno para evitar una descendencia de éste o una manifestación que según sus parámetros ha de ser agresiva y perjudicará a quienes lo rodean.
La humanidad y su idea de normalidad es errónea, ya que su exigencia insignificante es tan ciega que no toman  en consideración que por más que se busque una normalidad, todos tienen algo que los diferencian, sean sus gustos, sus pensamientos, etc. Así que tratar de rechazar a quienes no tienen un cuerpo estrictamente unificado, o quienes tengan un pensamiento elocuente o en cierto modo diferente es algo inaudito e ilógico, es tratar de rechazarse a sí mismo, y en cierto modo es ser ignorante frente a la realidad, y egoísta con la sociedad y con lo que se caracteriza el ser único en cada persona.
Es decir, que si la socieda pide normalidad, ellos tampoco son aceptados en su mundo, ya que por más que cierto grupo de humanos tengan todas sus capacidades (motrices y mentales), habrá algo que los diferencien; su cultura, su pensamiento, sus cualidades y defectos, etc.
El género humano sólo aceptará la diferencia de cada uno de sus miembros cuando comprenda y analice su idea de normalidad y acepte que una enfermedad o la carencia de un miembro corporal no hace diferente a nadie. La humanidad comprendera el significadode la palabra diferente cuando tenga la capacidad de destapar su mente y verse ellos mismos, entenderse y ver que benefician o que aportan su mundo.
Para poder vivir en un mundo en paz se necesita aceptación mutua y de la sociedad, y comprender que por más que sea la diferencia cada ser necesita de alguien requiere de la característica que lo hace diferente, irrepetible u inigualable.

La ignorancia causa rechazo la sociedad,  qué en general, no comprende qué es el trastorno bipolar:
La humanidad entiende como trastorno bipolar la enfermedad asociada con la locura o demencia que da a quien lo padece conductas extrañas y peligrosas que amenazan a la sociedad, por ello estas personas consideradas como locos, deben estar aisladas, ya que no cumplen con las exigencias que la población exige para ser admitidas al ímpetu de la humanidad.
Viéndolo de cualquier manera es una medida y una visión injusta hacia estos, principiando como primer aspecto; el trastorno bipolar no es locura. Como segundo aspecto; al ser su trastorno controlado, tiene como fin que las personas con bipolaridad no presentan ningún peligro a la sociedad, por lo cual no deben de ser aisladas de nuestro  mundo y tener igualdad de condiciones tal y como es establecido en los derechos humanos: "Derecho a la igualdad, lucha contra la discriminación y derechos de las minorías, y de sectores de la población en relación a sus circunstancias".2
A su vez, el género humano al tener tatuado en su cabeza que el trastorno bipolar es un peligro, no los permite dejar ver lo asombroso que puede llegar a ser los pensamientos , estilo de vida y logros que pueden desencadenarse de una persona o población bipolar.
Su ignorancia no les permite ver más allá del problema, y llegar a tal colmo de en si, no saber que es la psicosis maniaco-depresiva, cómo se controla y algo importante que es la única enfermedad mental que se puede tratar y manejarse. No saben que hay detrás de ésta enfermedad, las características de quien lo padece, no son concientes de que éste trastorno da a quien lo vive una mirada diferente del mundo, de quien lo puebla y de los líderes que lo manejan.
El trastorno bipolar es según médicos y siquiatras, es la enfermedad mental que se desarrolla en el ser humano más interesante; ya que da como un “regalo” al que lo resiste la capacidad de lograr cosas increíbles que ni la misma sociedad lo lograría.


La sociedad no está dispuesta a cambiar su visión frente al trastorno bipolar y quienes lo padecen:
Los seres humanos se dejan seducir por los pensamientos sin cordura que cierta parte de estos  elaboran sin tener bases ni fundamentos claros y aceptables.
Estos  nunca cambiarán sus seguimientos y sus ideas erróneas, por ser de un pensamientos con gran nivel capitalista y conservador, que no admite que el mundo es de todos,  y que  cada cual que subsisten en el  es el encargado de dejar un legado beneficioso u desfavorable en su recorrido.
La población mundial no cambiará ni éste ni ningún concepto de discriminación hasta que ellos logren mirarse a si mismo y acepten sus propias diferencias y vean que por estas que los hacen inigualables y unicos. Será asi la única manera en que podrán abrir su mente abstracta y logren que el trastorno bipolar y su definición que es solo un miedo infundido por “lideres de la sociedad” que en si solon son ignorantes sin sentido alguno.
Sólo con cabeza bien puesta la humaniad logrará eliminar aquellos líderes y destaparse de sus mitos influidos, y divisaran así lo que en si hay detrás de quien padece el trastorno bipolar, sus logros y pensamientos, que con un apoyo y atención justa se puede lograr tener grandes inventos y hasta soluciones de conflictos que se creian agotadas.
La sociedad tiene que quitarse el tabú de que la psicosis maniaco-depresiva es solo una enfermedad mental, tiene que llegar más allá para entener que es más que eso; es más que cambios de ánimos, drogas faramaceuticas y descontrol en emociones, es casi un “don” que sólo los que saben aprovecharlo logran cambiar al mundo y logarn dejar un legado imborrable en el, que sin duda alguna una eprsona del cpmún jamás lo lograria hacer.
La humanidad debe admitir las personas con síndrome bipolar, para que estos muestren sus ideas al mundo y comiencen a dar pasos para un bienestar futuro del mundo y de la sociedad que lo compone.

La sociedad deja controlar sus pensamientos y actitudes de opiniones sin estructuras lógicas frente a temas de importancia como el trastorno bipolar:
La humanidad se caracteriza por ser el títere de sectores o personas con poder, que deciden sobre esta y hacen a su antojo irracionalidades que al fin de cuentas el único que responde por esto y quien se ve afectado por la consecuencias es la misma sociedad. Es quien acepta los cargos monetarios frente  a robos, atentados, desiciones mal tomadas; que un departamento, corporación u hasta el mismo gobierno realizan frente a estos, pero el género humano al caracer de carácter y autonomia no son capaces de tomar rienda suelta, para asi dejar que estos dioses disfrazados dejen el trabajo de titiriteros y la humanidad deje su empleo de títeres.
De ese mismo modo, la sociedad se doblega frente a opiniones ilógicas y sin fundamentos con base al trastorno bipolar, quien lo padece y su nivel de peligocidad, que los grandes titriteros han ideado y que como siempre la sociedad ha creido, llenando su mente de creencias y pensamientos que al final no tienen fudamentos, pero ni la misma sociedad tiene capacidad para ver la realidad de las cosas. Ver que el trastorno bipolar no es  como la definición que se otorga a antojos de otros, que tal vez por beneficio de ellos mismos la crean para que el género humano no se de cuenta de la relidad, de que tal vez las personas con sín                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      drome bipolar puede manejar mejor un estado, una corporación y hasta un mundo, dándoles a todos los anteriores el camino adecuado para beneficio de todos.
La sociedad necesita una dosis de igualdad yautonomia. Alguien que les quieten la venda de los ojos para que se observe la realidad de las cosas. Para ver que no todo el mundo es malo, que existen clse de personas que si es necesario que mantengan aislados del entorno para evitar más desastres y para lograr ver que detrás de una enfermedad mental tratable y de quien la padece hay más farmaceuticos, terapias; existe un mundo lleno de ideas que tal vez serán las únicas capaces de darle vualta al mundo y dejarlo el el lugar donde siempre tuvo que estar.      
En conclusión el poder de la exclusión frente a la población bipolar, se basa en una idea de superioridad e ignorancia que tiene la sociedad que en raíz del problema ha sido mal fumdamentada y puesta como tabú en mente de cada persona, logrando así una superioridad que en si es sólo un miedo infundido, porque la humanidad no sabe en realidad que es el trastorno bipolar, por esto se deja colocar ideas erroneas frente a todo tema de interes o que sólo de beneficios al mundo.
En raíz del problema sobre una exclusión frente a ésta población vulnerada, la visión que posee la humanidad esta influida por líderes disfrazados, que para llegar a un fin estrategico cambian el significado de éste trastorno y disfreazan a a quien lo posee como un “moustruo disfrazado” que siempre esta dispuesto a hacer daño. De esta manera la sociedad que no tiene autonomia ni carácter para ser dueño de sus propios pesamientos y creencias, toman ésta idea como cierta y la adoptan en si mismos como si ellos la hubieran pensado, y empiezan a tomar actitudes reprochable frente a esta parte de la sociedad, que en si es indefensa y que nunca pretende hacerle daño a nadie, sólo pretende cambiar a la sociedad o encaminarla por por un sendero  adecuado que solo ellos estan en la capacidad de buscar y sólo la sociedad la aceptará si está dispuesta a destaparse su venda impuesta por sus grandes titriteros
La sociedad esta comandada por genios del desastre que hacen con esta acciones a su antojo; lo hacen pensar a su manera, actuar su manera y hasta vivir a su antojo. Estos grandes dioses muestran una imagen falsa del mundo, y proponen ideas que nunca se cumplirán, para asi tentar a la sociedad dándole una visión erronea de las cosas, de la realidad, de una realidad manipulada por ellos mismos, que su mayor logro es la discriminación a personas que si tienen el valor de cambiar el mundo con beneficio de todos.
Las personas del común no aceptan a las personas con síndrome bipolar, porque no se aceptan ni ellos mismos, no saben lo que son, ni lo que ofrecen a la misma socieda y el mundo, simplemente no se conocen y no se dan cuenta que por más que deseen un perfil de normalidad en cada miembro de la sociedad, cada uno tiene diferencias que lo hacen ser único en el mundo y le dan la capacidad de ofrecer o perjudicar al género humano y a su planeta.
El género humano cree de la bipolaridad como una enfermedad de alto peligro, y por ello es mejor estar aislados de quienes estan sometidos a éste trastorno.  A la humanidad se le olvida el hecho de que todos en cierta manera somo iguales y según derechos establecidos toda persona debe tener importancia en el mundo.









Bibliografía.
1.. Miklowitz, J. David.  (2007). Bipolar. California: Amazon.
2.Derechos humanos, 3. Derechos civiles y políticos: Derecho a la igualdad




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada